321 3281876

Si necesita ayuda urgente comuníquese a nuestra línea de vida 24 horas.

El Juego Compulsivo

¿Qué es la ludopatía o juego compulsivo?

La ludopatía o juego compulsivo es una enfermedad emocional, progresiva por naturaleza, destructiva y mortal, que consiste en la incapacidad para controlar los impulsos por el juego o las apuestas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Americana de Siquiatría (APA) reconocen el juego compulsivo como una enfermedad.


¿Cuáles son los síntomas?

El individuo dedica cada vez más tiempo a jugar y necesita realizar apuestas más altas para experimentar emoción; su preocupación por el juego es creciente y padece síntomas de abstinencia al interrumpir la conducta de forma brusca; apuesta cantidades mayores para recuperar pérdidas; miente y emprende acciones inadecuadas o delictivas para poder seguir jugando, lo que le crea conflictos personales, familiares, laborales y sociales; emplea el juego para olvidar problemas y otros estados de ánimo, realiza intentos inútiles para dejar de jugar y es incapaz de abordar el tema como un problema.


¿Cuál es el mayor riesgo de la ludopatía?

Entre otros, existe el riesgo de que ante la pérdida constante de dinero, se recurra a falsificaciones, engaños, robos, fraudes, abusos de confianza y otros delitos para conseguir fondos y continuar jugando, y de no buscar ayuda, el jugador compulsivo puede terminar en la cárcel, la muerte, la hospitalización clínica o siquiátrica, la indigencia o el suicidio.


Caracteristicas de un jugador compulsivo

NO PODER NI QUERER ACEPTAR LA REALIDAD

De ahí el escape hacia el mundo de los sueños que representa el jugar. 

INSEGURIDAD EMOCIONAL

Un jugador compulsivo sólo se siente emocionalmente confortable cuando está “en acción”. No es raro escuchar a un miembro de Jugadores Anónimos decir que: “El único lugar donde sentí que pertenecía de veras, era sentado frente a una mesa de juego. Allí me sentía seguro y confortable. Nadie me exigía demasiado. Sabía que me estaba destruyendo pero al mismo tiempo tenía cierta sensación de seguridad.

INMADUREZ

Un deseo de tener todas las cosas buenas de la vida sin ningún esfuerzo de su parte, parece ser el patrón común del carácter de los jugadores compulsivos. Muchos miembros de Jugadores Anónimos aceptan el hecho de que no estaban dispuestos a madurar. De manera inconsciente, sentían que podían evitar la responsabilidad de la madurez jugando a la ruleta o a las cartas, y así la lucha por escapar de la responsabilidad, se convirtió finalmente en una obsesión inconsciente. El jugador compulsivo, también parece tener una urgente necesidad interior de ser “alguien importante” y necesita sentirse todopoderoso. El jugador compulsivo está dispuesto a hacer casi todo (a menudo actos de naturaleza antisocial) con tal de mantener la imagen que quiere que otros vean de él. A su vez, existe la teoría de que los jugadores compulsivos de manera inconsciente desean perder para castigarse a sí mismos. Hay bastantes evidencias que apoyan esta teoría.